Publicidad

1801Historia. Y con letras de oro. Eso es lo que ha escrito la PD Rociera este pasado domingo en su feudo, el Manuel Adame Bruña. Tras su imparable racha de ascensos de estas últimas temporadas (desde la Primera Provincial a la Andaluza) el modesto conjunto de la barriada nazarena de El Rocío está a punto de dar el paso más decisivo e importante de su historia: inscribir su nombre en la Tercera División del fútbol nacional.

Cuando todo indicaba que no sería posible, el milagro se obró en casa. Tras el 2-1 encajado en contra ante el Arcos CF en el partido de ida de la liguilla de repesca hacia Tercera, el equipo de Dos Hermanas puso la eliminatoria de su lado al doblegar en casa al rival  por un contundente 3-1.

El premio a toda una campaña de esfuerzos y sacrificios al que ha sido el equipo revelación de la Primera Andaluza (con uno de los presupuestos más bajos de la categoría y teniendo en cuenta que no paga sueldos a sus jugadores) llegaba este fin de semana. Aunque el trofeo aún está a medias.

Publicidad

1802Hasta el momento, la Rociera ha solventado su papel en los terrenos de juego. Es decir: ha completado toda competición posible para conseguir el pase a Tercera División. Ahora depende de que alguno de los equipos andaluces en dicha categoría completen su ascenso a Segunda B para así ocupar su plaza. En concreto, son tres los conjuntos que se encuentran en esa tesitura: Mairena, San Fernando y Pozoblanco.

Uno de esos tres clubes será el encargado de cederle al cuadro auriazul su asiento en el tren que conduce directo a Tercera. Por el momento, el combinado nazareno ya tiene billete para subirse al convoy que le llevará directo a la gloria.
La apisonadora auriazul

En lo referente al partido, la Rociera se mostró como una apisonadora sobre el Arcos CF. Desde el minuto uno los de David Fernández ‘Powi’ no dieron tregua a los gaditanos. Prueba de ello fue el primer gol, en el minuto 10, obra del nazareno Fran Ruiz. El tanto dio alas a las aspiraciones de los anfitriones y desbordó por completo a los visitantes. El meta Leñero se las vio y se las deseó para sortear las llegadas de efectivos como Gordi o David Antón. Tan sólo su compañero Zúñiga pudo acercarse a la portería de Rivas. No obstante, el colegiado del encuentro, el cordobés Jiménez Rivas, trató de dejarle expédito el camino hacia la portería rociera al pitarle a los locales más de 20 faltas (inventadas) y mostrarle un festival de tarjetas.

La ofensiva de la Rociera prosiguió tras el descanso. Fran Ruiz, el terror de los de Carlos Fontán, fue el encargado de marcar el segundo, en el 51, gracias a una cesión de Gordi.

Vistos los derroteros que tomaba el partido, el árbitro puso de su parte para igualarle la contienda al Arcos. Contra las cuerdas dejó al equipo de Emilio López al contabilizarle 11 tarjetas amarillas, entre las que se encontraban las dos anotadas a Andrés, cuya injusta expulsión posibilitó un dudoso penalti en el minuto 81 que Zúñiga convirtió en gol.

Con el 2-1 en el marcador la disputa por la plaza de repesca obligó a jugar la prórroga. El Arcos trataría de sacar provecho del cansancio de los locales, aunque erraron en sus pretensiones. Un certero Gordi remató el 3-1 que le abre a la Rociera las puertas de la gloria.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre