Publicidad

0901El buen tiempo animó al público a disfrutar de las cofradías hasta altas horas de la noche

Si se confirman las predicciones meteorológicas para esta semana, la jornada del Domingo de Ramos se convertiría en la privilegiada de la Semana Santa 2011. Como recogen los cánones cofrades, el sol brilló con toda su fuerza en un domingo en el que las altas temperaturas acompañaron el discurrir de los pasos de las dos primeras cofradías por las calles de Dos Hermanas.

Un hecho que provocó, quizás, que el público saliese a contemplar la estación de penitencia de Borriquita y Cautivo más tarde de lo habitual, provocando unas salidas más tranquilas en contraposición con un itinerario de vuelta más repleto de público. Así ocurrió en la vuelta de Cautivo por la avenida Cristóbal Colón, bien entrada la noche, o, incluso, en su entrada en la parroquia del Rocío, así como en las últimas calles de regreso a su casa hermandad de la calle Melliza, en el caso de la Hermandad de la Estrella.

Publicidad

0904Imagen insólita
Esta cofradía puso en la jornada del domingo por la tarde la nota insólita y la estampa histórica con la nueva distribución que presentaba el misterio de la Sagrada Entrada de Jesús en Jerusalén. Jesús en la burra abandonaba la delantera del paso para ubicarse en su parte central, mientras que la talla imponente de San Pedro se adelantó para tirar de la pollina del Señor.

Una imagen que no ha dejado indiferente a nadie pero que, desde la junta de gobierno se asegura que hasta la fecha todo han sido impresiones positivas ante un cambio aprobado por la corporación, quien deberá decidir si se mantiene para próximas Semanas Santas.

Toque clásico
El clasicismo de la jornada volvió a estar a cargo de la Hermandad de Cautivo. Una cofradía de barrio, con todo lo que ello conlleva,  pero que deja todos los Domingos de Ramos una impronta clásica y tradicional en el gran número de público que contempla su paso.

09030902

Sobre un monte de claveles rojos, ante la imposibilidad de hacerse con iris morados, caminó el Cristo Cautivo, quien lució en esta ocasión su tradicional túnica lisa en tonos morados.

El toque sevillano y las inspiraciones trianeras, de su homónima en Sevilla, lo puso la Virgen de la Esperanza, quien volvió a derrochar belleza mariana durante su procesionar por las calles de su ciudad.

{xtypo_code}Cuidado exorno floral
Destacaron por su exorno floral tanto el misterio de La Borriquita, con una original composición de flores exóticas en tonos rosas y lilas, así como la Virgen de la Esperanza con una variada gama de flores minis en tonos blanco.{/xtypo_code}

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre