Publicidad

2501El Dos Hermanas CF se impone por 3-1 al Aguilarense, equipo que perdió cuatro jugadores

El Dos Hermanas CF va ganando músculo en la competición tras su infausto comienzo y ya, tras cinco jornadas consecutivas puntuando, vislumbra los puestos de descenso como algo muy lejano desde su nueva plaza, casi en la mitad de la tabla.

El buen hacer de los pupilos de José Antonio Fernández, un grupo muy bien ordenado, doblegó al Aguilarense cordobés por 3-1, equipo que en la segunda parte trató de mantener su ventaja inicial a costa de un juego muy duro que casi le deja sin futbolistas.

Publicidad

La primera mitad fue un auténtico toma y daca entre ambos conjuntos en liza sin claras ocasiones de gol. Poco a poco, los nazarenos fueron haciéndose con el centro del campo y con las riendas del partido.

El encuentro se iba tornando poco a poco de un claro tinte rojiazul. Y comenzaron a llegar las oportunidades de los locales sobre la portería defendida por Julio Cruz. Pese a la buena puntería aún hacía falta rematar a gol.

Y en eso estuvo más acertado el Aguilarense. Así, pese a la superioridad de los nazarenos, el conjunto cordobés, en un córner tras  un contragolpe, se adelantó en el marcador por mediación de Pepe Rey, que le quitó el polvo a las mallas de la meta del Dos Hermanas de un certero testarazo en el minuto 40 y que sirvió para cerrar el primer tiempo.

El gol con el que se cerraba el periodo anterior insufló bríos renovados en la plantilla de José Antonio Fernández, que saltó al terreno de juego deseosa de cercenar los planes de los visitantes de llevarse los tres puntos de vuelta para tierras cordobesas.
Aunque el Aguilarense no iba a dejar escapar su ventaja así como así. Cualquier artimaña era buena para hacer valer su victoria. Aunque el colegiado jerezano Salvador Sánchez no estaba dispuesto a permitirlo.

Así, una incursión del nazareno Andrés dentro del área de los cordobeses acabó con la expulsión de José Manuel y el empate para el Dos Hermanas CF, gracias al tiro de falta de Dani Muñiz.

Esta inyección de moral en forma de gol sirvió de acicate en los pupilos de Fernández para dar lo mejor de sí mismos. Así, en el 69, en un bonita acción iniciada por Andrés, que de un espuelazo le puso en bandeja el balón a su compañero, Dani Barraldes que  marcó el 2-1.

El Aguilarense percibía que el partido se le iba de las manos. Por eso, aplicó sin rubor su peor táctica para contener el resultado. Aunque la contundencia de sus acciones no podía tener sino la penalización merecida.

En esta tónica, el portero Julio Cruz fue expulsado en el 70 por doble amarilla. Seis más tarde el delantero Ezequiel era el que se iba a la calle. La otra expulsión vino casi en el descuento, la de Sergi. Entre tanto, Dani Muñiz cerró el marcador de penalti.

Este fin de semana, el Dos Hermanas CF se mide al Betis C, segundo clasificado.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre