1101TAMARA DREWE

El pasado viernes se inauguró una nueva edición del Sevilla Festival de Cine Europeo, y la película que sirvió como inauguración fue la última creación del británico Stephen Frears, que recibió un premio por su carrera en este certamen. Frears, que ya hace años que se creó un nombre en el mercado norteamericano, con títulos como Las amistades peligrosas, Mary Reailly o Alta fidelidad. En esta ocasión es un filme completamente británico, sin grandes estrellas, y se ha basado en la novela gráfica de Possy Simmonds, a su vez basada en Lejos del mundanal ruido de Thomas Hardy.

{xtypo_code}Reino Unido, 2010. (111′)
Título original: Tamara Drewe.
Dirección: Stephen Frears.
Producción: Alison Owen.
Guión:  Moira Buffini, basado en la novela gráfica de Possy Simmonds.  
Fotografía: Ben Davis.
Música: Alexandre Desplat.
Montaje:  Mick Ausdley.
Intérpretes: Gemma Artenton (Tamara Drewe), Roger Allam (Nicholas Hardiment), Bill Camp (Glen McCreavy), Dominic Cooper (Ben Sergeant), Luke Evans (Andy Cobb), Tamsin Greig (Beth Hardiment), Jessica Barden (Jody Long), Charlotte Christie (Casey Shaw), John Bett (Diggory), Josie Taylor (Zoe), Bronagh Gallagher (Eustacia), Pippa Haywood (Tess), Zahra Ahmadi (Nadia Pattel).{/xtypo_code}

Tamara Drewe es una periodista del corazón que regresa después de muchos años a su pueblo rural de Dorset para vender la vieja casa de la familia, y su regreso causa una conmoción entre los habitantes del lugar. Cuando se fue, Tamara era una adolescente poco agraciada, y ahora es una mujer despampanante que desata una tormenta de envidias, deseos y cotilleos allá por donde va.

La cinta, ni mucho menos lo mejor de Frears, es una comedia con mucho sentido del humor, con diálogos rápidos y chispeantes, y que, en ocasiones, demuestra tintes negros. Una comedia muy británica.

Tiene varios momentos verdaderamente divertidos, sobre todo los ocasionados por esos dos personajes que vertebran toda la historia, las dos adolescentes que provocan casi todos los problemas que tienen todos los demás. Pero también tiene varios personajes muy simples, muy lineales, apenas esquematizados (el más claro es la estrella de rock), y al finalizar la proyección se tiene la sensación de que las diversas tramas están encajadas a la fuerza, que no concuerdan mucho. Pero el principal problema es que no queda en absoluto claro cuáles son las motivaciones que mueven a la protagonista, a Tamara, porqué hace lo que hace o porqué se comporta de ese modo.

Resumiendo, una comedia divertida, que no termina de encajar en su totalidad, y que deja claro algo que ya sabíamos, que Gemma Artenton, a pesar de haber nacido con un dedo más en cada mano, y de tener una oreja extraordinariamente enorme (sólo una, según ella misma confiesa) aparece en pantalla como una de las actrices más bellas del momento.

 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here