Publicidad

Un vendedor ambulante ha sido el portador de la suerte en el sorteo de la lotería celebrado ayer. De los diez décimos premiados, cinco fueron vendidos por este hombre. En una taberna de nuestro pueblo, cuyo nombre aún no ha trascendido, se vendió uno; otro lo compró el maestro de instrucción primaria de San Juan de Aznalfarache; otro, un pescadero de Gelves y los otros dos en Coria y Umbrete. De los cinco restantes no se sabe nada, ni tampoco del afortunado nazareno, ahora millonario.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre