Publicidad

No todo el mundo lee y además entiende lo que ha leído, ni mucho menos. Si así fuera, el señor Zapatero, hacia ya mucho tiempo que tendría que haber abandonado las tareas de gobierno. Aun así, debe tener una espalda política verdaderamente ancha para soportar la sistemática campaña de la prensa española que sustenta ideológicamente a la derecha, o viceversa.

El Partido Popular, aparato político de la adjetivada derecha civilizada de este país, aprendió muy bien la lección cuando después de una feroz campaña durante años contra Felipe González, y la política corrupta de muchos de los que lo rodeaban, por fin, dio sus frutos. Consiguieron apartarlo de la política activa y posteriormente derrotar a su sustituto en las elecciones.

Está claro, con Zapatero, han adoptado la misma estrategia, evidentemente no el mismo motivo: la corrupción; éste, se ha cambiado por la crisis. Lo culpan, de todos los desmanes del capitalismo salvaje actual, como antaño con la corrupción y el Sr. González, convencidos de que si cae el líder lo abandonarán sus seguidores, y, no solamente sus votantes, también los propios compañeros de partido. El objetivo y la estrategia están marcados desde el mismo comienzo de esta legislatura.

Publicidad

No hay nada más cercano a un héroe que un antihéroe, para el pueblo siempre ha sido una máxima desde toda la historia de la humanidad, y ésto, lo sabe muy bien el ejército desplegado en los medios de comunicación por la derecha española. Por ello, centenares de periodistas, analistas y voceros, a diario en la prensa escrita y más vorazmente por aquello de: «no todo el mundo lee y además entiende lo que ha leído» en los medios radiofónicos, intentan culminar piedra a piedra la «Operación Presidente».

No seré yo, quien lo defienda. Jamás lo voté a él ni a su partido; nunca, ni siquiera en la transición, donde fue tan fácil dejarse arrastrar políticamente por la corriente triunfante del PSOE, con todo un futuro democrático por delante para construir una sociedad mejor y más justa. Sí, aunque muchos jóvenes de ahora no lo crean, ése fue el objetivo en un principio en su partido.

Desde mi punto de vista, lo que no parece tener claro esta derecha moderna y civilizada que es capaz de darse cuenta que el poder mediático es tan importante, incluso a veces más, que el poder político; es que los ciudadanos tan necesitados de líderes e iconos, para derribar a sus héroes, necesitan tener quien los sustituyan. Y por el momento, en la derecha española solo se ven políticos de medio pelo.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre