Publicidad

180240 figuras, pintadas por Braulio Ruiz, completan la bóveda, tan espectacular como el altar

Se puede calificar de espectacular el nuevo aspecto de la Capilla del Sagrario de Nuestra Señora de Valme (en la parroquia), inaugurada hace unos días. “¡Una capilla catedralicia…!”, llegó a exclamar el cardenal al verla.

Todo ha sido posible gracias  a la encendida devoción de la Mesa de Gobierno de la Hermandad de Valme, presidida por Carlos Delgado de Cos. La capilla presenta una decoración al fresco, obra del prestigioso pintor Braulio Ruiz Sánchez.  La bóveda representa una alegoría al Santísimo Sacramento, con un total de 40 figuras. En los ángulos figuran los cuatro evangelistas y en los arcos superiores unos ángeles monumentales (de tres metros y medio, sentados) con alegorías a la realeza de Nuestra Señora de Valme; en los laterales, dos monumentales frescos del rey San Fernando.

Publicidad

El altar es una verdadera joya. Su dorado, así como la ejecución del comulgatorio -filigrana artística- se deben al escultor Manuel Cerquera. El Sagrario, de plata, ha sido repujado por el orfebre Manuel Rangel y dibujado por Cerquera y Braulio Ruiz.  Rodean el valiosísimo altar ricas telas, dejándolo al descubierto, a derecha e izquierda, unos ángeles. En la entrada figuran los escudos de la Hermandad de Valme, San Fernando y Dos Hermanas. Y en el centro del altar, sobre el Sagrario de plata, resplandece en su camarín, finamente vestida, la bellísima imagen de Nuestra Señora de Valme, admirablemente policromada y de hondo sabor fernandino.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre