Publicidad

Soy Nieves Cerco Vargas, natural de Huelva, y os quiero contar mi historia. Durante dos años padecí de un herpes en mi ojo izquierdo y se convirtió en úlcera corneal herpética. Estuve durante un año realizándome revisiones.

El día 18 de marzo de 2009 me ingresaron y operaron de urgencia en el Hospital de Valme debido a una perforación corneal. Perdí la vista, la esperanza… y no quería vivir. Ningún médico confiaba en mi recuperación.

Pero, estando ingresada en el hospital, a punto de darme el alta médica, de forma fortuita se acercó el doctor Montero Granados y se negó a que me dieran el alta, y solicitó la cornea de un transplante urgente.

Publicidad

¡Qué les puedo decir! Siento un enorme agradecimiento y emoción al recordar que este doctor me ha devuelto la vista y la vida. Cuando comprobé que podía ver, mis ojos eran grifos llorando de la misma emoción, en esos momentos el doctor Montero me miraba.

Por ello he querido contar mi historia, para agradecer públicamente al doctor Montero Granados todo lo que ha hecho por mí, por no rendirse, porque me ha demostrado que es uno de los mejores médicos y que presta mucha atención a sus pacientes. También le doy las gracias al equipo de anestesia que también están muy atentos a sus pacientes.

Yo, Nieves Cerco Vargas le doy las gracias de rodillas al doctor Montero Granados por devolverme mi vista.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre