Publicidad

No comparto ese comentario tan de moda de “ni estiduan ni trabajan” que se le quiere endosar a la juventud actual. Sumidos en un capitalismo asfixiante y adormecedor de mentes, manejado por multinacionales y bancos que incitan a una vida de derroche en cosas vanales e inservibles la mayoría.

Antes, nuestros padres tenían la posibilidad de emigrar, el campo, la construcción, ellos, la mayoría, no tuvieron la posibilidad de estudiar. Ahora sí, y por eso hay el mayor número de universitarios  y personas con estudios medios de los últimos veinte años. Qué culpa tenemos de que los alcaldes permitan el cierre de fábricas donde ellos mismos empezaron su vida laborar, acomodados en sillones de cuero y con los estómagos muy llenos.

Desde aquí me gustaría hacer ver el parecer de muchos jóvenes de nuestra ciudad que ven cómo se reducen día tras día sus posibilidades de trabajo estable y de calidad.

Publicidad

No queremos estar subvencionados, ni queremos que nos regalen el futuro. Queremos y debemos pelear por que el futuro sea de los jóvenes, comprometidos y movilizados. No a la deslocalización del empleo, no a las subvenciones dependientes y no, un rotundo no, a que la juventud no quiere labrar su propio futuro. Como dijo el padrino de todos nosotros: Andaluces, levantaos.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre