Publicidad

foto opiniónEste es el estado en el que se encuentra el Arroyo de la Dehesa de Valme, en la parte que cruza el camino trasero de la Hacienda de Doña María. Este lugar era utilizado hasta no hace mucho por los nazarenos para respirar un poco de aire los domingos, para que los niños jugaran, los abuelos tomaran un poco el sol y comer tortilla y filetes empanados.

Las personas que conocieron la belleza de este paraje no deben ir a verlo para no sentir la indignación, vergüenza e impotencia que supone saber que es el precio que estamos pagando todos por “el futuro”. Además, se ahorrarán tener que soportar el mal olor que desprende.

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre