Con todo el amor del mundo, para José Meléndez Castillo

Te has ido tan pronto, casi sin despedirte, aunque todos sabíamos que ese día llegaría, pero nuestra esperanza seguía viendo una luz, a pesar de encontrarse en penumbras.

Hace tan solo unos días, estabas entre nosotros, hombre de gran corazón, buen padre, buen marido, buen hermano… Eso sí, persona de pocas palabras aunque de gestos siempre nobles. Pepe, ¿quién no te quería?, me pregunto aún.

Hasta el día de hoy, no he conocido a nadie que al menos, no te apreciara. Has dejado un vacío muy grande, sobre todo en tu familia, un hueco que jamás se llenará. Creo y quiero creer que estás en un sitio precioso, en el que todo tiene color, flores bonitas… como "en tu campo" y en el que sigues siendo feliz como lo has sido a lo largo de tu vida.

Quiero que sepas, que estés donde estés, jamás te olvidaremos y siempre te llevaremos en el corazón.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here