Publicidad

montequintoNo existe una fórmula mágica que proteja lo que es público, lo que es de todos, nuestras calles, parques y edificios, del indebido, dañino e incluso peligroso uso, que el incívico ciudadano de turno quiera hacer. 

Para el inconsciente que intenta emular a Fernando Alonso por nuestras calles, no hay un badén inteligente que lo fastidie sólo a él, ni ha nacido todavía el guardia que vaya a multar al que sale con su perro sin la bolsita, no hay farola que le devuelva la pedrada a los que nos tienen los parques en penumbra, ni hay castigo ejemplarizante para el que pone en peligro la vida de los demás circulando contramano, o para el que siempre encuentra su aparcamiento reservado en los pasos de peatones.

Ante todas estas conductas incívicas que perturban la convivencia diaria en mayor o menor medida, a veces se abre una puerta a la esperanza, cuando vemos que desde lo público, no se desfallece, y se siguen intentando erradicar todos estos males, casi endémicos, con soluciones quizás algo tradicionales, pero al cien por cien efectivas.

Publicidad

 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre