Publicidad

montequintoComo si de un pequeño pueblo se tratara, Montequinto también tiene centro. En él se centralizan, a excepción de la oficina municipal de nuestro Ayuntamiento, todos los servicios fundamentales de la vida del barrio. 

Está la Iglesia, por la que todos pasamos, queramos o no, en algún momento de nuestra vida, el mercado tradicional, donde siempre encontraremos el trato amable, la calidad y la confianza, el centro de salud, donde vamos a que nos alivien nuestros achaques, la pequeña biblioteca, llena a rebosar las tardes del cuentacuentos, e incluso se está instalando una estación de alquiler de bicis de la que seguro saldrán los futuros carriles bici hacia el resto del barrio, las estaciones del metro, el Museo del Olivo, la piscina cubierta…

Este es nuestro centro y ahora queda la laboriosa tarea de hacerlo más humano y más habitable, de la única manera posible, que no es otra que ganándole terreno al vehículo motor. Porque no es lógico que a los numerosos comercios que hay en la calle Mesina, Supermercado DIA, Droguería Ana…se acceda por una diminuta acera de poco más de un metro mientras en la calzada hay espacio suficiente para dos hileras de coches aparcados en batería y para el listo de turno que deja el coche en doble y triple fila, ni tampoco habría que cerrarse a la idea de peatonalizar la parte de la A. VV. de los Pinos donde está Polvillo y que sólo tuviera un tráfico restringido a comerciantes y garajes de residentes. Pero éstos y otros muchos cambios posibles, que buscan el bienestar de todos, necesitarían de una voluntad y un coraje, que sólo algunos están dispuestos a abanderar.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre