Publicidad

manuel lomboLa gran sorpresa fue la aparición de Pastora Soler en el escenario

El pregón de Manuel Lombo se recordará como uno de los más originales que se han visto sobre las tablas del Municipal. Y no es para menos, dado que desde el principio las sorpresas se fueron sucediendo de menor a mayor intensidad. Tras la entrega de las coronas a los representantes de los Reyes Magos en la cabalgata del próximo día 5, llegó el turno de inaguurar el acto en sí. El coro de campanilleros de Ibarburu cantó tras una cortina negra transparente, gracias a la magia de los focos, un villancico para ir abriendo boca en una noche llena de música. La presentación del pregonero estuvo a cargo de Paco Anguita, profundamente involucrado en la organización de la cabalgata y buen conocedor de la trayectoria de Lombo.

reyesEn su discurso de presentación señaló cómo “a Manolo le gusta complicar y enredarnos a todos”, y le dio las gracias por haberlo elegido para presentarlo. Poco a poco fue haciendo un recorrido por la vida de Lombo, destacando su popularidad en Dos Hermanas y las primeras veces que cantó en un coro, en el del colegio de la Compasión, y sus viajes con el Grupo de Coros y Danzas en los que siempre sorprendía por su espontaneidad. Para darle paso, le animó a seguir con una carrera llena de éxito y marcando el compás que lleva en la sangre y bajo al que hace moverse a todos.

Publicidad

Deseos infantiles
Manuel Lombo decidió retirar el atril y dar su pregón sentado. Sentado, aunque no por mucho tiempo; era difícil que no saltara al escenario a cantar. Aseguró que no tenía preparado discurso alguno, “no tengo ni idea de cómo se hace un pregón de reyes”, comentó, pero la espectacularidad de su pregón quedará grabada en la mente de muchos nazarenos. De una vieja carpeta infantil sacó una carta, “un borrador de la primera carta que escribí a los Reyes Magos”, en la que pedía unos palillos y contaba cómo le gustaría ser famoso de mayor y visitar muchos países… justo como acabaría resultando con el tiempo. El pregón de Lombo fue la historia de cómo los sueños infantiles pueden hacerse realidad, gracias a los Reyes Magos, personificados en aquellos que le han ayudado a labrarse una carrera.

Los palillos le han acompañado durante toda su carrera, desde su infancia, como demuestra su primera grabación, cantando un villancico con una tierna voz de niño. Le seguiría su paso por el coro del colegio de la Compasión, momento rescatado de la memoria con la aparición del coro actual tras la cortina, con Ana Trujillo al frente rememorando los ensayos en los que tanto destacaba Manuel Lombo y de donde surgirían otras buenas voces. Contó entonces, y cantó, el momento del primer casting interpretando el villancico Dime niño de quien eres, que recibió una tanda de aplausos del público de las muchas que aun estaban por llegar.

Tras los inicios en el coro llegarían los viajes con el Grupo de coros y danzas de Dos Hermanas, con el que recorrería medio mundo y encontraría una segunda familia. Comparó su formación artística con la creación de una pieza de barro, ante la vista de todos, algo que conoce de primera mano dada su formación como ceramista. El grupo con que tantas veces actuó y al que sigue siendo fiel, apareció tras la cortina de la memoria para cantar de nuevo, recordando las actuaciones que los han llevado por medio mundo.

Haciendo paralelismo con los Reyes Magos, aludió a Baltasar, el rey de la raza, el que lo acercó “al flamenco de los grandes” y al barrio de artistas de Triana (también de ceramistas) en el que actualmente reside y donde representará a Melchor en la cabalgata.

La gran sorpresa
Lombo siguió recordando la magia de los Reyes Magos, y como pueden hacer realidad los deseos, como el deseo de cantar junto a su admirada Pastora Soler. Como por arte de magia, y ante la incredulidad del público, la barca de Coria atracó en el teatro, y Pastora apareció en el escenario. Su “estrella” que le marca el camino lo acompañó cantando y recibió la ovación del público.

Para terminar, Lombo se despidió con un villancico flamenco acompañado esta vez por el Grupo de Coros y Danzas.

insigniasReconocimientos

En la cena posterior al pregón se entregaron las insignias de oro a Antonio Alanís Galván, Francisco Ruiz Rodríguez y las hermandades de La Estrella y Vera Cruz, por ser socios fundadores y colaboradores desinteresados con la cabalgata desde 1979. 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre