Publicidad

Los ciclistas del Palacio de los DeportesSus obras se reparten por municipios dentro y fuera de España

Con la instalación en una lujosa urbanización de Loja, en Granada, de la escultura de una mujer de grandes dimensiones, inspirada en el siglo XV, ya son diez las obras que el escultor nazareno Otilio Ruiz tiene repartidas por toda España y parte del extranjero.

Inicios
Esta personal producción escultórica se inicia hace 37 años, cuando Otilio trabajaba en una Central Nuclear en Tarragona y le hacen un encargo para Francia. De aquí sale la obra que recibió el nombre de 'Suerte de muleta', una construcción en hierro maleable que desde entonces reside en el país vecino.

Publicidad

No fue hasta el año 1993 en que Otilio instala su primera creación en su municipio, Dos Hermanas. Se trata de la escultura titulada 'Sprint sobre ruedas', a las puertas del actual Palacio de los Deportes, por entonces, velódromo municipal. Con esta creación Ruiz se centra en uno de los temas más recurrentes de su creación artística,el deporte, no obstante, ha sido campeón de ciclismo en Andalucía.

Producción artística
Posteriormente, y ya dedicado de lleno al mundo de la escultura como profesional crea una escultura abstracta que se halla actualmente en Málaga, bajo la denominación de 'Decisión' y esculpida en hierro. En 1995 una de sus creaciones, un busto, cruza el charco hasta EE.UU., como premio del Torneo Internacional de Ajedrez que ganó una participante americana.

En 1998 recibe un encargo privado de la vecina localidad de Utrera, aunque para su implantación en la vía pública, concretamente a la salida del municipio, en la carretera Sevilla-Utrera. Se trata de la escultura de un herrero inspirado en una de las esculturas alegóricas de la paz en la sede de Naciones Unidas. En 2001, otro herrero de la misma serie sería ubicado en el municipio sevillano de Puebla de Cazalla, a la entrada del pueblo.

Pero antes, en 1999, Otilio ejecutaría una de sus creaciones más emblemáticas y polémicas, 'El Gallo' de Morón, instalado en la rotonda de acceso al municipio sevillano. Una revisión, más original, del primer gallo creado en el año 1480, y una de sus creaciones de mayor tamaño, cuatro metros de altura y mayor expresionismo dramático, también por un encargo de la Diputación.

Posteriormente, en el año 2002, Otilio crea otra de sus más importantes esculturas ubicadas en la vía pública y, de nuevo, en su municipio natal: los caballos que anuncian el acceso al Gran Hipódromo de Andalucía, de tres metros de altura y que devuelven al Otilio vinculado al mundo del deporte.

Trofeo Ajedrez EE.UU. Torero ubicado en Francia Herrero en la Puebla de Cazalla
Trofeo de ajedrez para un torneo estadounidense.   La escultura ‘Suerte de muleta’ es un encargo para Francia.   Herreroa la entrada de la Puebla de Cazalla.
Dama en Loja El nuevo gallo de Morón Jinetes en el Hipódromo
Su última escultura en Loja, Granada, una dama del siglo XV. Atrevida escultura del conocido Gallo de Morón. Jinetes que anuncian la llegada al Gran Hipódromo de Andalucía.

 

El trabajo del escultor
Otilio Ruiz lleva más de 40 años dedicado a la escultura. Él mismo confiesa que cuando niño “no jugaba, sino que hacía figuras de barro”. En 1992 se dedica profesionalmente con un tipo de obras que Ruiz define como “vanguardistas y abstractas, realizadas en acero inoxidable y bronce, sobre todo, de gran formato”.

Otilio trabaja en casa a partir de una idea que plasma en una plantilla y posteriormente en una maqueta. A partir de aquí comienza a recortar las planchas metálicas de 3×2 metros, con cinco milímetros de grosor, a puntearlas y ensamblarlas. Una creación de Ruiz suele emplear una media de 600 planchas y siempre, asegura, “son creaciones exclusivas y sin réplicas”.

Otilio asegura que “siempre estoy ideando, despierto y dormido. Me gusta reflejar los estados de ánimo, las emociones o los sentimientos”; aunque afirma que para crear tiene que tener “un buen estado anímico y estar solo”.

Tras una larga trayectoria el creador nazareno se ha acomodado y prefiere pocos pero importantes encargos que muchos y más insignificantes. Entre las propuestas que lo atraen los que “me dejen libertad de creación” y sobre todo, “me gustaría hacer una escultura monumental”.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre