Publicidad

tabúEs el caso de ‘Tu Tabú’, una franquicia nazarena

Cuando se entra a una tienda que ofrece productos eróticos siempre existe cierta prevención y un instintivo gesto de mirar hacia los lados. Incluso aunque se trate de un comercio como los que existen actualmente en Dos Hermanas y Montequinto, en los que las puertas están abiertas en horario habitual, hay escaparates que dan a la calle y su clientela es de lo más variada.

Son las nuevas tiendas eróticas, cuyo concepto de ventas es idéntico al de cualquier otro comercio, sólo que con una mercancía muy especial: dedicada al sexo. “Pero al sexo de una forma sana y divertida, tomándolo como algo natural y que es parte del ser humano”, explica Jorge Miranda, gerente de ‘Tu Tabú’.

Publicidad

Especialización
En este tipo de tiendas eróticas, los dependientes sulen recibir cursos de sexología y orientan a la clientela acerca de sus productos y su correcto uso. “Aquí hablamos de forma muy clara y muy sencilla, explicamos todo lo que el cliente nos pregunta, para que no sientan vergüenza ni se sientan intimidados”, dice Miranda. El secreto de que la gente entre en estos comercios es, precisamente, la tención personalizada y el trato afable con el cliente. Así, por ‘Tu Tabú’ desfilan hombres y mujeres, aunque estas últimas están a la vanguardia en cuestiones de sexo: “son las que más vienen a comprar y, sobre todo, para preparar despedidas de soltera. En eso somos especialistas y las organizamos nosotros íntegramente”, dice Jorge.

El negocio del sexo cada vez está más normalizado y proliferan esta clase de comercios, gracias en parte a la apertura de la mentalidad en los ciudadanos. El sexo, mezclado con el humor y con la información, hace que los clientes se acerquen a estas tiendas con otros ojos, y más si las puertas están abiertas e invitan a entrar.

tabúLas casas acogen ahora reuniones de ‘tupper-sex’
 Dentro de la normalización de las relaciones sexuales y del negocio de lo erótico hay una nueva modalidad para acercarse a los productos relacionados con este ámbito. Son las reuniones de ‘tupper-sex’, en las que se juntan mujeres o parejas, para comprar productos eróticos.
Aunque las reuniones son gratuitas, su finalidad siempre es la venta, y por lo tanto se agrupan a ocho o diez personas en cada sesión. Se prefiere a las chicas o a las parejas porque las mujeres son las que compran”, dice el gerente de ‘Tu Tabú’, que ofrece un servicio de maleta erótica. En este caso, la tienda vende en las reuniones los productos típicamente de sex shop que no tienen en la tienda pero que se pueden pedir por catálogo o a través de estas reuniones. Habitualmente se realizan en casas de particulares, aunque también pueden hacerse en bares o cafeterías, donde el ambiente siempre es más distendido.
En el caso de ‘Tu Tabú’ las reuniones tienen lugar en el Bar La Tapita, con un par de sesiones al mes y como detalle se le entrega un regalo erótico a la persona que convoca la reunión. “Así hay muchas mujeres que, igual que se forman su ajuar de ropa de hogar, se forman su ajuar erótico, tengan o no pareja”.

 Productos de última generación
La lencería y los preservativos son lo más habitual en las compras eróticas. Pero junto a la tradición llegan también productos como la pastelería erótica, muy de moda para despedidas de soltera, cumpleaños, comidas de empresa o celebraciones de cualquier índole. Maestros artesanos pasteleros envían sus creaciones en esponjitas dulces, tartas o pasteles. 

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre