Publicidad

sex shopEn Dos Hermanas existe un único sex shop con diez años de experiencia en el sector

Si se echase la vista atrás hace diez años, cuando abrió sus puertas el primer y único sex-shop de Dos Hermanas, y se comparase con la situación actual del negocio de los juguetes eróticos muchas son las cosas que han cambiado. La principal y más importante, según José María Gómez, uno de los dos socios, junto a José González, del sex-shop Ámsterdam, es la actitud de la gente ante este tipo de negocio. Según comenta González, “antes, los clientes, mayoritariamente hombres, cuando entraban, ni saludaban ni levantaban la vista del suelo. Ahora, te saludan y hasta te hacen consultas sobre el género”.

 Además y cada vez más por la amplia difusión que sobre el tema se está dando en los medios de comunicación, los sex-shop se van popularizando y equiparando a cualquier comercio local. Prueba de ello es el cambio de imagen que los socios del Ámsterdam han dado a su empresa, “huyendo de la imagen oscura y lúgubre de este tipo de negocios para dotarlo de un ambiente más agradable y en el que nuestros clientes, entre los que ya se incluyen las mujeres, se sientan cómodos”.

Publicidad

Las mujeres compran
Y es que las cosas han cambiado tanto en este sector que actualmente, según José María, “las mujeres son las que en un 70 por ciento llevan la batuta y son las que deciden qué comprar tanto para ellas como para su pareja, buscando material y experimentado, cuando anteriormente era un sitio mal visto para las mujeres”. El hombre, apunta José González, “sigue siendo el consumidor habitual de cine porno, por la sencilla razón de que sigue siendo ideado mayoritariamente para el público masculino”.

Entre el público que cada día, y que no es poco, entra en el sex-shop la mayoría suelen ser parejas con edades comprendidas entre los 30 y los 50 años, aunque también es muy común, apuntan sus dueños, “los clientes jóvenes que vienen en busca de productos, por curiosidad, que han sido anunciados en la televisión”. Son las parejas maduras las que van mas allá y buscan nuevas experiencias.

sex shopOtro de los aspectos que más han evolucionado en este mercado es el de la oferta de productos, con los que actualmente, Según José María Gómez, “podríamos montar una gran superficie”. En Ámsterdam, según sus socios, “se puede encontrar todo lo que actualmente se oferta en el mundillo de los juegos eróticos. Solemos tener una amplia gama de productos seleccionados para su venta, por su calidad y precio, y lo que no tenemos aquí se pide por catálogo”. La mercancía, según apuntan, procede de EE.UU. todo lo que a productos de látex se refiere. De diversos puntos de Europa lo hacen las cremas y la lencería. Mientras que el resto de artículos llegan desde Asia. Una producción que se concentra en Ámsterdam desde donde se distribuye por España.

Novedades

Entre las últimas novedades del sector está a la última toda la gama de anillos vibradores, entre los que triunfan, según José González, “el doble anillo triple motor o los anillos vibradores para dedos y lengua”. Asimismo, se están incorporando los dildos de cristal, pinta labios vibradores, cremas de sabores para el cuerpo y los juguetes que se apuntan a las nuevas tecnologías, aportando controles remotos.

En cuanto a los grandes clásicos de este género, los vibradores, van dejando de lado el látex o la silicona para optar por materiales más naturales y que provocan menos reacciones alérgicas. Además, prosigue, “son novedosos los vibradores rotativos y con varios programas de vibración o incluso dildos luminosos”.
Aunque todavía siguen existiendo algunos prejuicios a la hora de utilizar determinados juguetes eróticos, según José María Gómez, “cada vez más tanto los hombres como las mujeres disfrutan de la sexualidad abiertamente sin diferencias de sexo ni condición sexual, ya que aquí vendemos para todos los públicos, sean gays o heterosexuales”.

El auge de los espectáculos eróticos
 Cada vez más los espectáculos eróticos dejan de ser un coto reservado para las despedidas de solteros y solteras, para implantarse en otro tipo de eventos. Así, según José María Gómez, “ofertamos dos paquetes completos de cena en un restaurante reservado con show de stripper hasta espectáculos de striptease en fiestas o discotecas, pasando por la tradicional despedida de soltera y soltero, entre las que se imponen cada vez más las improvisaciones y actuaciones sorpresas”. Aunque parezca contradictorio “en este tipo de eventos son los hombres los que más guardan las distancias, mientras que las mujeres se muestran más escandalosas”.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre