Publicidad

Las declaraciones de la consejera de Obras Públicas, en el sentido de que los vecinos de Montequinto “asumieron el riesgo del retraso al cambiar el proyecto del metro” no son más que una justificación torpe de una responsable política que une su incapacidad con la confusión sobre lo que es el Metro para Sevilla y su Área Metropolitana. ¿Qué cambios se han pedido por los vecinos de Sevilla, San Juan y Mairena del Aljarafe para que el metro no esté en funcionamiento en el verano pasado? Los más de dos años de retraso, ¿a qué petición vecinal se deben?

Para llegar a la Universidad Pablo de Olavide se ha cambiado, a petición de la comunidad educativa, el trazado y se han cambiado de ubicación las paradas de Guadaíra y de Pablo de Olavide. Claro, que esta parte del tramo 2 va en superficie.

¿Qué colectivo de San Juan se ha movilizado para cambiar el trazado y tener que construir otro puente? ¿Qué colectivo sevillano se ha movilizado para decidir “antes de ayer” que la parada de Puerta Jerez no se inaugure con el resto de la Línea por los continuos cambios en su diseño y ubicación?

Publicidad

¿Qué colectivo vecinal se ha manifestado para que la tuneladora ostente el récord mundial de averías y trabaje el 10% de lo que trabajan las de Madrid? ¿Qué vecindario se ha manifestado exigiendo la caída de la viga de la SE-30?

Los cambios en el trazado que se propusieron por el Acuerdo firmado por el Ayuntamiento de Dos Hermanas, la Universidad Pablo de Olavide y la Plataforma por la Mejora de Montequinto fue fruto, desde otoño de 2004, de decenas de manifestaciones, asambleas y movilizaciones del vecindario de Montequinto y por otras presiones institucionales de la UPO. Y se acordó la propuesta que hizo el alcalde de Dos Hermanas en marzo de 2005, en la que la Plataforma, que apostaba fundamentalmente por el trazado subterráneo (y tenía 6.029 firmas que la apoyaban), cedía al cambio de trazado por parte del barrio (Avenida Europa) siempre que fuera subterráneo y se acortaba parte del trazado primigenio para equilibrar los costes. Dicho acuerdo contó con su beneplácito, ¿o lo va a negar ahora?

Desde abril de 2005 tuvo la concesionaria para presentar el proyecto constructivo del nuevo tramo 2, y la concesionaria especula con la modificación del trazado queriendo recuperar los posibles desvíos presupuestarios de otras intervenciones y cambios, en paradas, inyecciones de ‘jet-grouting’ y, sobre todo, justificar el retraso acumulado de dos años.

En absoluto justifican las modificaciones los tres años que propone la concesionaria para terminar el tramo 2 y, por supuesto, no hay nada que justifique el aumento de 42 a 102 millones de euros que proponía la concesionaria. La diferencia de metro subterráneo construido entre el primer y el segundo proyecto es de aproximadamente 950 metros, pero hay que señalar que se dejan de construir otros 900 y pico de metros en superficie. Y en el proyecto antiguo el paso de Condequinto a Montequinto se hacia en subterráneo a más de 18 metros de profundidad, teniendo que efectuar antes la depresión de la autovia de Utrera, porque deprimirla después del paso del metro hubiese sido carísimo y muy difícil (palabras del portavoz del Ayuntamiento por aquellas fechas).

Aunque las paradas subterráneas cuestan el triple que las superficiales y un kilómetro de metro subterráneo cuesta más de 20 millones de euros, se dejaba de hacer otro en superficie. Un aumento de 20 ó 25 millones hubiese sido razonable, pero 102 millones y en tres años era una barbaridad. Desde mayo de 2005 hasta hace unos meses se insistía por el Ayuntamiento y por la Consejería de Obras Públicas en que las obras en Montequinto comenzarían dentro de “seis meses”, “en el verano”, en el otoño”, etc. Una consejera capaz técnica y políticamente, con un equipo profesional que hubiera acertado con las empresas de la concesionaria, en cualquier país europeo o en cualquier gran ciudad española hubiera terminado “de calle” con el tramo 2 desde mayo de 2005 a otoño de 2008, sobradamente.

Pero nuestra consejera miente, y miente porque en el presupuesto de la Consejería para 2007 figuran cantidades para el metro de Sevilla y el de Málaga. Para el de Sevilla figuran 32 millones y para el de Málaga 72 millones. Pero la necesidad social del metro es la misma y en Málaga también se han hecho cambios. Por cierto, para el metrocentro de Monteseirín se destinan 15 millones de euros.

No, señora consejera, Vd. miente a Montequinto y a Sevilla entera porque nunca, hasta hoy, ha utilizado el cambio de trazado para justificar el retraso, y no lo ha hecho porque es falso y Vd. lo sabe. Como miente cuando condena por insolidarios a los conductores de vehículos del Aljarafe, a los que acusa de colapsar Sevilla y destina en el presupuesto de la Consejería de Obras públicas de 2007 un raquítico millón de euros para el tranvía circular del Aljarafe. ¿Qué clase de apuesta por el transporte público es esa?

Vd. aprueba la parada de la Olavide porque Monteseirín no puede permitirse que el alumnado sevillano de la UPO y sus familiares que votan en Sevilla lo castiguen electoralmente; y la parada de Montequinto (Condequinto) es para intentar salvarle la cara a Toscano, pero lo ha dejado a los pies de los caballos y le ha quitado la aureola de poderoso político y hombre fuerte del PSOE andaluz. Según Vds. la supermayoría a que aspira Toscano puede permitirse perder 2 ó 3 concejales. Porque no le quepa duda de que Toscano pagará en las urnas este engaño y esta incapacidad política suya y por ende del PSOE.

Vd. tapa con un manto de mentiras su incapacidad, señora consejera. Dimita, Doña Concepción, por inútil política.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre