TÚ, VALME, que sales de paseo desde tu casa hasta donde la leyenda marca tu origen y contigo llevas a tu pueblo , este que un día te coronó con tanta luz y tantas veces con sus actos oscurece tu sonrisa. Te encargarás TÚ, seguro, de que los que no estén en ese paseo matinal en presencia estén siempre en esencia.

TÚ sabrías entenderme si yo te pretendiese en tu misma pureza, sinceridad y autenticidad y seguro habrías de ser siempre, o así todos lo hubiéramos querido, nuestro punto de unión y referencia.

Que no se nuble tu paseo con manchas negras sino con pétalos de color como es la huella que deja tu paso, que suenen cánticos de honor y nunca pasos de humanidad humanizada, que tu perfume ciegue para no atender las ausencias que entristecen, que sea un día grande, TU DÍA GRANDE.

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre