Publicidad

Relatos semanales desde Estocolmo

Llevo una semana en Suecia y hasta ahora las impresiones de su capital han sido muy positivas. Dicen de Estocolmo que es la “Venecia del Norte” y es que la ciudad está formada por 14 islas e islotes conectados entre sí. También se le otorga el mismo sobrenombre a Brujas (Bélgica), Amsterdam (Holanda), San Petersburgo (Rusia) y Hamburgo (Alemania), por coincidir todas ellas en tener muchos canales y puentes. La verdad es que no me gusta darle ese apelativo porque suena a ciudad B y esta metrópoli a mi me parece bastante A. Estocolmo no sólo está rodeada de agua, tiene también grandes espacios verdes, y esa naturaleza junto con los palacios, museos y otros hermosos edificios le dan mucho encanto a la urbe. Las temperaturas son por supuesto mucho más bajas que las andaluzas, los grados oscilan por el momento entre los 15 e incluso los 20 (con suerte).

Hay mucho rubio y rubia entre la población, pero hay también mucha mezcla de razas ya que la ciudad tiene un alto porcentaje de inmigrantes. Y no es de extrañar, ya que leí en el periódico local que el nombre más inscrito del 2005 en el registro civil del sur del país era Mohammed. La adminstración y el papeleo que tengo que arreglar no me supone mucha cola de espera, ni dar muchas vueltas de un sitio a otro, todo parece estar muy bien pensado y organizado. El Estado además ofrece la posibilidad de cursos de sueco gratis en una escuela de idiomas para quien esté empadronado y quiera aprenderlo. El sistema público de transporte también es muy eficiente y no me cuesta mucho trabajo desplazarme, ni encontrar el modo en cómo hacerlo. Algo menos positivo para mí es lo caro que valen las cosas. Y es que la combinación de capital + país escandinavo + costumbre de precios españoles es igual a un resultado costoso, pero por otra parte es algo que ya intuía y no me sorprende. Bueno…, esto es un poco el resumen de una muy primera impresión general.

Publicidad

La idea que tengo es escribir cada semana más a fondo sobre un aspecto típico, como puede ser por ejemplo: la comida, la cultura, la música, la gente, el deporte nacional y cosas o situaciones que me llaman especialmente la atención. Así que nada, ¡Hasta la columna que viene desde el símbolo de esta capital, que es el ayuntamiento de Estocolmo!

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre