Publicidad

Hace ya 120 años que se celebró aquella manifestación en la que los trabajadores reivindicaban una jornada laboral de ocho horas como consecuencia de la cual fueron ahorcados 5 obreros y que dio origen a esta conmemoración anual que venimos celebrando en todo el mundo.

A pesar de que siguen siendo muchos los que consideran que la lucha de la clase obrera está dando sus últimos coletazos, lo cierto es que ésta resurge, año tras año, con más fuerza en todos los rincones del mundo, por una razón fundamental, porque sigue siendo necesaria, ya que las condiciones de explotación son una constante y una necesidad de este sistema neoliberal, capitalista en definitiva. 

No podemos olvidar que todavía, en amplias zonas del mundo, es necesario luchar por el reconocimiento de los más básicos derechos humanos, que sigue siendo imprescindible el compromiso solidario con los pueblos que luchan para salir de la pobreza extrema que convive con la ausencia de libertad. Hay que multiplicar el eco de las voces que reclaman una paz justa y duradera a escala internacional, como premisa necesaria para reforzar los maltratados derechos humanos: desde el derecho a una alimentación suficiente, el derecho a la salud o el derecho a la educación, entre otros.
Nosotras y nosotros, trabajadoras y trabajadores, debemos esforzarnos, a través de la denuncia, de la solidaridad, del compromiso, en eliminar el drama social de muertes y sufrimientos que acompañan a las personas que emigran en condiciones de máximo riesgo desde los países africanos, así como la explotación por parte de las mafias en torno a la realidad de la inmigración.
Todos sabemos que las cúpulas de algunos sindicatos nacionales junto con el gobierno Zapatero están muy satisfechas con los nuevos pactos sociales y reformas laborales y fiscales que pretenden aprobar a espaldas de las trabajadoras y trabajadores.  Esta realidad no debe impedirnos trabajar y reclamar con dignidad nuestro papel fundamental como protagonistas en la lucha social, dentro de nuestras propias organizaciones sindicales, al margen de los aparatos cada vez más condescendientes con la patronal y el Estado, y dentro del marco democrático político frente a los intereses de los de siempre. Ahora que celebramos el 75 aniversario de la proclamación de la II República en el Estado español debemos contribuir a la extensión de la conciencia republicana entre la clase trabajadora.
Dos Hermanas, nuestra ciudad, no es ajena a la injusticia social y laboral.
Tasa de desempleo: es una de las diez ciudades de más de 100.000 habitantes a nivel nacional, con mayor tasa de paro.
Precariedad del mercado laboral: alta tasa de contratos temporales, contratos basura, desempleo femenino, de jóvenes, etc… La población de nuestra localidad ha crecido exageradamente, aunque nuestro Ayuntamiento sigue manteniendo prácticamente la misma plantilla, solucionando con contratación temporal las necesidades laborales del consistorio y evitando convocar una oferta pública de empleo justa y democrática, libre de los enchufismos a los que nos tiene acostumbrados este gobierno municipal.
Discriminaciones en el marco de Plan Municipal de empleo: los contratos a tiempo parcial (media jornada), generalmente de limpieza de colegios, van destinados a mujeres, mientras que la gran mayoría de contratos de 8 horas están destinados a hombres. Teniendo en cuenta que el PSOE, a nivel nacional, está empeñado en aprobar la Ley de Igualdad entre hombres y mujeres, esta realidad resulta, como poco, contradictoria. De la misma manera, queremos denunciar la escasa atención a la integración de personas con discapacidad, puesto que este ayuntamiento sigue sin cumplir con el 5% de contratación aprobado para los presupuestos del 2005.  Buen ejemplo para las empresas locales.
Contrataciones a través de E.T.T.’s, empresas como YBARRA, EXTUPERFIL o INTEROLIVA, recurren a las mismas en busca de mano de obra barata y vulnerable ante la inseguridad laboral, sobre todo a nuestros jóvenes.
Represión sindical: despidos de sindicalistas de CC.OO. (miembros del Comité de empresa) en EXTUPERFIL; despido “sospechoso” de un trabajador  en INTEROLIVA, etc …
Conflictos colectivos: VICASA se ha manifestado con huelga y paros durante la negociación de su convenio; en el propio Ayuntamiento, los delegados de CC.OO. se niegan a firmar el convenio propuesto, …
Desmantelamiento o traslado de empresas: CROWN IBÉRICA (antigua Envases Carnaud) ha vendido sus terrenos y se traslada al Polígono de la Isla, con pérdida de puestos de trabajo y un futuro incierto.
Fomento de grandes superficies comerciales: en la antigua CYDEPLAS se pretende levantar un nuevo multicentro, con lo que este tipo de empresa supone como competencia al comercio local, y como consumidores de contratos basuras y pérdida de empleo de calidad para nuestra población.
Éstas son sólo algunas muestras de la realidad de nuestra ciudad, que este Comité Local del Partido Comunista de Andalucía quiere denunciar, hoy más que nunca, aprovechando la celebración de este Primero de Mayo.
Después de 120 años ¡POR LAS 35 HORAS SEMANALES!
¡POR UN EMPLEO ESTABLE, DIGNO Y EN IGUALDAD!

Publicidad

Responder

Por favor, haz tu comentario.
Por favor, introduce tu nombre